NO ME GUSTA MI CARA. ¿CÓMO SÉ SI TENGO UNA DEFORMIDAD DENTOFACIAL?

Existen algunos rasgos faciales que suelen indicar que existe un problema con el esqueleto facial. 

 

Estos rasgos que habitualmente 'no nos gustan' son

 

_ La incompetencia labial: que se refiere a la dificultad para cerrar la boca: los labios tienen que hacer un esfuerzo especial para cerrar la boca


_ La papada: la falta de desarrollo de la mandíbula y el mentón generan cuellos cortos y la percepción falsa de que existe papada.


_ giba nasal o aumento del dorso nasal: un defecto del maxilar, la ausencia de pómulos o una cara larga pueden hacer parecer que existe una giba nasal aumentada. 


_ Cara larga: existen pacientes con caras más largas de lo habitual. Según la estructura del cuerpo pueden considerarse 'disarmónicas'


_ Sonrisa gingival: No se considera estética enseñar mucha encía al sonreir. Existen diferentes tipos de soluciones. 


Problemas de mandíbula: Mentones o mandíbulas agrandadas, pequeñas o con alteraciones de la forma generan rasgos faciales poco bellos. 


surco nasolabial aumentado: un defecto del hueso maxilar puede generar un aumento del surco nasolabial de la cara, dando un aspecto avejentado a la cara. Muchos de estos pacientes buscan, equivocadamente, infiltraciones con ácido hialurónico.


_ Escleral show: debajo del iris mirando al frente no se se considera bello ver un ribete blanco de la esclera


Caída de los cantos externos del ojo: el canto externo del ojo suele estar a la misma altura que el canto interno


Todos estos rasgos son susceptibles de mejorar con cirugía ortognática. Lo fundamental es realizar un correcto diagnóstico para ofrecer el mejor tipo de solución. 

 

                 

 

 

Los comentarios están cerrados